martes, 22 de marzo de 2016

Escribe

Escribe, lo dice Castillo Suarez, euskaraz, en euskara. Lo traduzco, y digo yo también idatzi, escribe.
Vive, di.


Idatzi,
idatzi zerbait,
txarra dela esango badizute ere,
edo salgarria ez izanagatik.
Idatzi,
zuk idatziko ez duzuna
nik ezin dudalako
idatzi,
behin-behineko kontratuarekin
ari bainaiz zure poemak idazten.

Castillo Suárez, "mugarri estaliak" poema liburuan


Escribe,
escribe algo,
aunque te digan que es malo,
o no sea vendible.
Escribe,
porque lo que no escribas
no puedo yo
escribirlo,
ya que es eventual el contrato
con que escribo tus poemas.

domingo, 13 de marzo de 2016

Las horas


Podrían ser las once de la noche,
las ocho de la tarde,
las dos de la mañana.
Oscuro invierno.

Suena la lavadora
deshaciendo en espumas la huella
de mi cuerpo.
Arrecia la tormenta
fuera,
dentro.



sábado, 13 de febrero de 2016

Gorriones


Siempre dejo que caigan de su lado
las migas del mantel.
Sus piquitos golpean el alféizar. Los oigo
y me giro despacio, son muy asustadizos.
Si me basta, uso sólo
el rabillo del ojo.

Su compañía no es caprichosa y
no dura demasiado.
Pero mi vida entera se detiene
pues nada vale más en ese instante.


jueves, 28 de enero de 2016

Inventando palabras

El pasado 19 de diciembre era víspera de elecciones. Una tiene el ánimo de que las cosas pueden cambiar. Teníamos, además, las navidades y el año nuevo muy cerquita… Así que una se pone a inventar palabras como una ingenua, que es una buena forma de crear, creo yo.

Leí estas palabras y sus definiciones en la subasta de Dormitalería 54 (esa galería fantástica que cerraba, nueva etapa, nuevas realidades). Lo pasamos muy bien. La primera definición va por supuesto dedicada  especialmente a las obras que han desfilado por allí. La última era un consejo para el día siguiente. Aquí las dejo:


Baratilloso: dícese de cualquier cosa maravillosa que puedas conseguir con dinero.

Abrazadabra: la magia de un abrazo

Indescreíble: dícese de los valores a los que una no puede renunciar una vez adquiridos.

Rumoremiar: dedicar demasiado tiempo a descifrar si es verdad lo que dicen por ahí.

Desaconsexual: dícese de las personas con las que no conviene mantener relaciones sexuales. 
Aconsexual (no la llevé preparada, surgió espontáneamente -como suele pasar con estas cosas-): lo contrario de la anterior.

Amigoácido: componente indispensable en cualquier tertulia.

Cambio cromático: tendencia a ver cada vez más negro el futuro del planeta.


Meter la pataleta: votar por descarte y meter la pata.


lunes, 5 de octubre de 2015

Las palabras preciosas


No somos
buscadores buscadoras de oro.
Las palabras preciosas
resbalan sin querer precisamente
al perder el cuidado.
Trabajamos, más bien, en cada gesto
contra la tentación de saquearnos.
Ellas saltan a veces
brillantes y desnudas a las manos
porque quieren y encuentran
este hueco,
este hogar,
esta caricia.





martes, 15 de septiembre de 2015

Un mundo mejor


Pocas veces utilizo nombres reales en los poemas. Los poemas no pertenecen a nadie para que puedan pertenecer a cualquiera. Sin embargo, Susana Chávez, Mauren Ada y ahora, desgraciadamente, Shira Banki. Tres crímenes de odio. Estos poemas les pertenecen a ellas, y a quienes nos pongamos a su lado. Es mi forma de que tú también lo hagas.

Gracias a Uxue por animarme a escribirlo, y a Edurne por encontrar esta hermosa música e interpretarla con su arpa.  





Un mundo mejor

Cuando yo tenía dieciséis
escribía poemas de amor
a un tú sin género.
A una chica de dieciséis
se le hace duro enfrentarse al mundo
con sus chicos y chicas y sus formas sutiles
y no tanto
de mostrarte el camino.
Yo lo hice muy despacio,
me costó ser valiente, lo fui muy paso a paso.
A los dieciséis años
una quiere ante todo a los amigos.
Una se quiere poco todavía, necesita
practicar, aprender con ellos que el amor
se elige y elegir
querer, y ser también
elegida.
Shira Banki no tenía dieciséis todavía
cuando fue a apoyar a sus amigos gais.
Shira Banki es la amiga que he encontrado en mi vida
muchas veces,
la que vino conmigo a un bar de ambiente,
la que me vio llorar, la que rió o sufrió
conmigo cada vez.

Shira Banki llegó hasta el centro de Jerusalén
y la mataron por la espalda
en el nombre de dios.
La realidad supera a las metáforas.
Por eso no diré truncada flor
ni la mano del odio.
Te digo, Shira Banki, que te quiero,
que lloré de verdad al ver tu foto,
que llegaste hasta el centro de Jerusalén
y has hecho el mundo mejor.

martes, 28 de julio de 2015

Era volar


Extender los brazos y correr
era volar.
Podías ser caballo,
tigre,
tren,
otra persona.

Hasta que una mirada
te asalta,
esa,
como a una diligencia,
la que amortiza
tu carrera
y rompe de un disparo
tu vuelo.